Una mujer fue sentenciada a 40 años de prisión por prostituir a sus tres hijos menores.

Audiencia Provincial de Sevilla

La Audiencia Provincial de Sevilla condenó a 40 años de cárcel a una mujer por obligar a sus tres hijos, a mantener relaciones con un anciano de 79 años; por el simple hecho de recibir una suma de dinero a cambio.

Los niños, quienes tenían de entre 9 y 15 años, eran fuertemente golpeados y castigados sin comer, si no accedían a la “petición” de su madre. Durante toda la infancia y adolescencia, estos pequeños estuvieron al cuidado de una mujer (madre) que era adicta al alcohol y a las drogas. Y más allá de ser golpeados si no accedían a realizar lo que ella quisiera; los chicos tenían que ocuparse de todas las labores del hogar y cuidar de los hermanos más pequeños.

La sentencia señaló que la madre los golpeaba sin razón alguna, y que en medio de todas esas agresiones les generó a los niños miedo e inseguridad; además de estrés postraumático y alteraciones conductuales y emocionales.

El fallo condenó a la mujer a 39 años de cárcel por ser cooperadora de dos delitos continuados: “agresión sexual” y “prostitución de menores”; los mismos a los que fue sometido por otros 36 años de cárcel al hombre implicado en los hechos.

De igual forma la sentencia establece otra pena para la madre de los niños de 1 año de prisión por los delitos de maltrato habitual; siendo en total 40 años de cárcel.

Abusos sexuales a cambio de dinero y obsequios

Según los hechos probados por la audiencia de Sevilla, los menores presentaban abusos sexuales; y en algunos casos con penetración. Los sucesos comenzaron con la hija mayor, quien al comenzar con su adolescencia, fue obligada por su madre a mantener encuentros sexuales con el acusado de 79 años de edad; a cambio de recibir de éste una suma de dinero.

Los encuentros duraron por lo menos dos años; hasta que la joven cumplió sus 15 años de edad y abandonó el hogar para irse a vivir con su padre. Según lo que comentó la implicada, las reuniones se realizaban casi todos los días en horas diferentes; y muchas veces en presencia de su propia madre.

Esta rutina tan desquiciada, comenzó posteriormente con el hermano mediano; cuando el menor contaba con apenas 14 o 15 años de edad, prolongándose unos cinco meses. De igual forma sucedió con la hermana menor de 9 años; donde el acusado le ofrecía regalos a cambio de quitarle su virginidad.

Incumplimiento de deberes

Los testimonios de las tres víctimas no cuentan con incredibilidad subjetiva, ya que según las palabras de los propios jueces; los niños tendían a no exagerar los hechos, sino que los minimizaban por el sentimiento de vergüenza que sentían.

La sentencia critica que la mujer condenada incumplía con sus deberes como progenitora de los mismos; ya que no atendía el aseo del hogar ni a sus propios hijos, dejándolos en un estado de abandono total. Esto conllevo a que dos de sus hijos fueran declarados en situación de desamparo y acogimiento residencial; quienes permanecen tutelados por la junta de Andalucía.

La sala está consciente de la agravante de parentesco con forme a los delitos de prostitución de menores, las adicciones de alcohol y drogas, y la alteración psíquica respecto a los dos delitos de maltrato habitual. Por tal motivo, la sentencia estableció que los dos acusados deberán indemnizar por los daños causados; un total de 140.000 euros a las tres víctimas, además de cumplir con la pena de cárcel establecida.

Fuente: 40 años de cárcel para una mujer por prostituir a sus tres hijos menores con un anciano

Noticias relacionadas

Deja tu comentario