Hombre de 32 años drogado y bebido atropella a su padre

Un hombre de 32 años puede obtener una pena de más de 19 años de prisión por haber asesinado a su padre. Esto ocurrió en marzo del 2017. El progenitor del acusado fue atropellado por este último luego de una riña en un bar de Torrenueva, Ciudad Real. Por lo tanto, ha sido acusado de homicidio, además de otros delitos relacionados a seguridad vial.

La principal declaración dada por el ciudadano con el objetivo de defenderse del asesinato de su padre, ha sido: ‘Fue él quien se abalanzó sobre mi automóvil’.

En base a información documentada por el periódico Lanza Diario de La Mancha, los hechos acontecieron a las 4 AM del 12 de marzo del 2017, y el acusado -relatado bajo términos coloquiales- se encontraba bajo efectos de cocaína y alcohol, sin ser consciente de que lo atropelló. La opinión del joven se limitó a: ‘Iba demasiado despacio, no sé cómo lo atropellé’, ‘me percaté de una figura y cuando vi qué era me dirigí al bar a pedir ayuda’.

Esa noche su alteración fue provocada luego de que su padre insultara tanto a su madre como a él, dicha información se adquirió en base a las respuestas provistas al abogado. A pesar de esto, negó que tuviese motivos para asesinarlo. Asimismo, ha indicado que la relación con su padre desde el momento del divorcio con su madre se limitaba a un saludo y despedida informal.

Los guardias civiles han deducido que el conductor buscó a su progenitor cuando intentó cruzar la calle. Sin embargo, de acuerdo a la versión del joven, el progenitor hubiese tenido un golpe en el lado lateral derecho del vehículo, pero no hubo restos orgánicos del padre o huellas de frenada sobre el capo. Los agentes que inspeccionaron el vehículo han indicado que él ‘frenó con el objetivo de no golpear la fachada de la casa más próxima’.

Los testigos han afirmado que hijo y padre tuvieron una discusión muy agresiva, y que, el joven luego de atropellar al padre, corrió a informar al bar, sin auxiliarlo.

La última versión indicada es muy diferente a la ofrecida el día de la declaración, cuando el joven negó que estuviese al volante, además de negarse a que le realizaran las pruebas de droga y alcohol.

Luego de someterse a ellas, el resultado fu de 0.74mg/l de alcohol. Los agentes indicaron que una persona que no estuviese acostumbrada a beber no podría estar de pie, sin embargo, también estuvo bajo efectos de la cocaína.

Desde los hechos, el acusado ha pasado año y medio en prisión a espera de juicio, a pesar de que hoy se encuentra en libertad. Las tías del joven y su hermana piden una condena por homicidio imprudente.

FUENTE: ElEspañol

Noticias relacionadas

Deja tu comentario