El PSOE no ofrece ni referéndum ni 155 perpetuo sino autogobierno

Pedro Sánchez ofrece dar un «nuevo impulso» y los socialistas rechazan la autodeterminación y el «estado de excepción permanente».

Cuarto día de campaña y día grande para aquello que quieren saber cuál es el programa electoral del PSOE y de su líder, Pedro Sánchez. El documento no es desconocido ya que la mayor parte de las medidas son idénticas a las que presentara el pasado marzo con 110 propuestas sociales, dejando a un lado la posición sobre el problema independentista en Cataluña. Sin embargo, el nuevo documento ya lo dice: «más autogobierno y rechazo tanto a un «155 permanente» como a un referéndum de autodeterminación».

Tanto ERC como Junts per Catalunya reclaman la celebración de una consulta vinculante si quieren que se apoye una hipotética investidura de Sánchez en el gobierno; como PP y Cs que son partidarios de volver a aplicar una nueva suspensión de la autonomia en base al artículo 155 de la Constitución Española. Pero, el PSOE, no ha ido ni por un lado ni por otro: «ni desde el derecho de autodeterminación ni desde un estado de excepción territorial de carácter permanente a través del artículo 155 puede construirse el futuro».

La propuesta del PSOE es un autogobierno

Ahora que el PSC puede ser de nuevo la fuerza más votada en las elecciones generales en Cataluña, el PSOE aboga por un «impulso al autogobierno». Sin embargo, no es un tema del que le guste hablar mucho a Sánchez ya que, en los mítines poco tiempo dedica a la cuestión territorial (salvo si esos mítines se celebran en Cataluña). Para los socialistas la solución a este problema es una reforma de la Constitución de corte federal y el reconocer un Estado «plurinacional». Pero ninguno de esos puntos aparecen en el programa, aunque tampoco las niegan.

Según el programa, se reafirma la vigencia de los documentos que contenían esas iniciativas. De haber sido aplicadas, «no nos encontraríamos en la situación actual pero, en cualquier caso, el modelo territorial del PSOE continúa siendo el único camino viable para superar la actual crisis».

Los socialistas defienden así en ese documento «el reconocimiento de las singularidades de los distintos territorios» en sus «propios estatutos de autonomía». Así, se aspira a «una definición más precisa de los aspectos identitarios, históricos, culturales, políticos y lingüísticos, así como a una organización institucional y territorial adaptada a las peculiaridades de cada comunidad en cuanto no afecte al funcionamiento de otros territorios».

«Apostamos por una mejor delimitación de las competencias del Estado y de las comunidades autónomas –explica el documento-. En ese sentido, proponemos recoger en la Constitución las facultades concretas del Estado en las distintas materias competenciales, de la forma más precisa posible, y establecer que todo lo no atribuido al Estado por la Constitución es de competencia autonómica».

La memoria histórica

El programa del PSOE publicado recientemente sigue el mismo patrón de los 110 compromisos que Sánchez ya publicara a finales de marzo, un documento de base para pactar tanto con Ciudadanos como con Podemos, incluyendo propuestas de izquierdas -revalorizar las pensiones según el IPC o aprobar un ingreso mínimo- como más centrales, como un impuesto a la banca, o no derogar la totalidad de la reforma laboral.

Pero también hay novedades. Sobre todo en memoria histórica, ya que los socialistas quieren modificar el régimen legal del Valle de los Caídos y «realizar las modificaciones legislativas para declarar la nulidad de las sentencias dictadas por los tribunales de excepción franquistas». Así mismo, y sabiendo que se necesita que el Vaticano no se oponga a la exhumación de Francisco Franco, que según los socialistas se va a llevar a cabo el próximo 10 de junio si está en el gobierno, Sánchez renuncia a las medidas de laicidad que se incluyeron en 2016, tales como suprimir la mención a la Iglesia Católica en la Constitución o denunciar los acuerdos de España con la Santa Sede.

Otros de los pactos que el PSOE busca cumplir son: «abolir la prostitución y erradicar la trata de seres humanos con fines de explotación sexual», prohibir «la escolarización con criterios de segregación» en centros concertados «sostenidos con fondos públicos» e incorporar «el acceso al agua y a la energía como servicios de interés general».

Fuente: ElPeriódico.

Noticias relacionadas

Deja tu comentario