Un suicidio en plena clase en el Liceo Francés

Intentó tirarse por la ventana del colegio pero se lo impidieron a tiempo. Todo apunta a un nuevo caso de bullying.

El pasado viernes, último día de clases, fue un día oscuro en el Liceo Francés de Madrid donde un estudiante intentó saltar por una ventana del colegio. Según las investigaciones que se han llevado a cabo, el menor podía estar sufriendo bullying por parte de otros compañeros, aunque aún no se descartan otros motivos por los cuales pudo acabar en esa tesitura.

El menor, que no logró cumplir su objetivo gracias a otros que se lo impidieron, fue atendido por el servicio de urgencias médicas que acudió al centro educativo privado, en la zona de Conde Orgaz, en el distrito de Hortaleza, y actualmente se encuentra fuera de peligro.

Así lo ha transmitido Annick Bouvier, directora del Liceo Francés quien ha remitido una crta a los padres después del incidente del joven, de segundo de segundo de la ESO. El documento señala que todo el colegio está en «shock» tras el intento del chico.

«Tras el suceso, centramos nuestra atención en los alumnos de su clase, a los que permitimos abandonar el centro, y al equipo educativo implicado», ha precisado.

Toda la comunidad escolar se encuentra muy afectada y comprometida con esta situación. Muchos alumnos mostraron su empatía con su compañero”.

El propio colegio privado ha transmitido su apoyo al alumno y familia afectados, ofreciendo, desde el mismo lunes, un «apoyo especial» a estudiantes y alumnos que lo precisen.

El estado del menor

Según varias averiguaciones, el menor parecía que no se relacionaba con sus compañeros de clase, que han quedado sorprendidos e impactados al presenciar el intento de suicidio que fru frustrado por algunos de ellos.

Otros apuntan a que vivía problemas familiares, añadiendo que el propio colegio tiene un protocolo de acoso que es mucho más estricto que en cualquier otro colegio español.

El segundo caso en apenas dos semanas

Dos semanas es el tiempo que ha transcurrido después de que un menor se suicidase el pasado 1 de abril en el Instituto de Educación Secundaria Ciudad de Jaén, en el distrito de Usera.

Andrés estudiaba cuarto de la ESO y se tiró por la ventana del sexto piso donde vivía, supuestamente debido al acoso que un compañero de clase le sometía. Este fue detenido, pero puesto en libertad horas después.

Una carta, escrita por el propio Andrés en su móvil relataba que su vida era un «infierno diario donde tenía que aguantar seis horas en las que empezaba a tener más miedo» y se sentía «solo en esa batalla en la que soportaba cómo le robaban y le insultaban en el instituto».

De hecho, nueve compañeros de clase declararon a la Policía y destaparon coacciones y amenazas por parte de un chico apodado «Boli», el mismo joven que hostigó a Andrés. «Era un matón, insultaba, pegaba y nos robaba a todos nosotros. Los profesores lo sabían, pero miraban hacia otro lado».

A pesar de todo, la Inspección Educativa de la Comunidad de Madrid concluyó que no había acoso escolar en la muerte del joven. Sin embargo, al desvelar la carta, la propia inspección se ha echado para atrás y ha anunciado una nueva investigación.

El propio instituto Ciudad de Jaén ya vivió un caso similar en mayo de 2015, cuando una joven discapacitada, Aranzazu, de 16 años, se quitó la vida debido al acoso al que la sometían otros compañeros.

Por su parte, el Gobierno de Madrid ha aprobado un nuevo decreto que regulará la convivencia en los colegios públicos y concertados obligando a los alumnos a advertir de los casos de acoso bajo falta grave y expulsión de hasta seis días.

Fuente: ElMundo.

Noticias relacionadas

Deja tu comentario