Desde el récord del 2012, el ayuntamiento de Madrid reduce la deuda a un tercio

Así como los excesos que cometieron los alcaldes antes de la crisis financiera pasaron a la historia, de igual forma sucederá con el ejercicio de saneamiento de las cuentas públicas. Durante la época del boom inmobiliario muchos municipios se aventuraron en ambiciosos procesos urbanísticos para construir viviendas.

Sin embargo, el retroceso dejó muchos proyectos a medias y con los gastos comprometidos. La deuda no paraba de crecer hasta que a mediados del 2012, el gobierno de Mariano Rajoy realizó un cierre en las cuentas municipales; obligando a los alcaldes a administrarse bien para poner las cuentas en orden.

A cambio, les permitió financiar las facturas que tenían y les lanzó un fondo con créditos baratos. El efecto fue inmediato; tanto así que los ayuntamientos comenzaron a registrar año tras año, superávits superiores a los 5.000 millones de euros.

Dicha tendencia se refleja en la reducción de la deuda pública que las administraciones locales han emprendido desde el año 2012, cuando sus compromisos financieros alcanzaron los 44.003 millones de euros.

El proceso de saneamiento ha sido tan contundente en el sector local, que los ayuntamientos acumulan más de 27.000 millones de euros depositados en los bancos. Esto quiere decir que las corporaciones municipales cuentan con más ahorros de lo que deben en los bancos. Entre todos esos ayuntamientos destaca el de Madrid, el cual es un ejemplo claro de todo el proceso vivido por el sector local.

Antes de la crisis, el consistorio de la capital, acometió la reforma para apartar la M-30; construyó miles de kilómetros de túneles, levantó un parque lineal por el Manzanares y disparó la deuda. Ana Botella, sucesora deAlberto Ruiz, se encontró con una deuda de casi 7.800 millones de euros; por lo que tuvo que aprobar un plan de ajuste municipal con grandes recortes.

La regidora de Ahora Madrid, una confluencia de partidos de izquierda, mantuvo el ahorro a pesar de la mejora económica y el aumento de recursos que le han ayudado a recuperar algunos gastos. Madrid ha bajado la deuda hasta dejarla en 2.761 millones de euros, un 65% menos que en el 2012.

En el conjunto de las administraciones públicas la deuda creció en el 2018 logrando un nuevo record; ya que alcanzó la cifra de los 1.173.988 millones de euros. En términos de PIB, el endeudamiento bajó al 97,2%, nueve décimas menos que en el 2017; pero tres más que el objetivo oficial que era 96,9%.

Fuente: El Ayuntamiento de Madrid reduce la deuda a un tercio desde el récord de 2012

Noticias relacionadas

Deja tu comentario