Madrid lidera la lista del crecimiento del 2018 con un 3,7%. Cataluña se queda en el 2,3%

El procés le pasa factura a la economía catalana creciendo por debajo, por primera vez desde 2012, a la media española de un 2,6%.

El año pasado fue Madrid la comunidad que más creció. Cataluña tuvo que hacer frente al efecto del procés y a la fuga de las empresas, en beneficio de otras comunidades autónomas como Madrid, Cantabria y Navarra que fueron las que más avanzaron en 2018, con un crecimiento del PIB del 3,7%, el 3,4% y el 3%, respectivamente.

Madrid consigue un crecimiento del 3,7%, más que Cataluña, con un 2,3%, e incluso más que la media de España, que está en el 2,6%, aunque sin «sorpasso».

La capital española ha quedado a escasos 1.259 millones de Cataluña en su PIB, con un total de 230.018 millones (un 19% del total de España) frente a los 231.277 de Cataluña. En otras palabras, los dos motores de España están separados por 0,5 puntos.

Sin embargo, Cataluña ha crecido menos que la media española, algo que no ocurría desde 2012.

El ranking del crecimiento también nos ofrece una visión de otras comunidades como Castilla-La Mancha (con un 2,8%) y Galicia (un 2,7%). Pero Cataluña no es la única que ha crecido menos que la media, hay otras como Castilla y León y Aragón (2,5%), Andalucía y Canarias (2,4%), Asturias (2,3%) Baleares y País Vasco (2,2%), Comunidad Valenciana (2,1%) y Extremadura (2,1%). O incluso peores, como es el caso de La Rioja (1,6%) y Murcia (1,5%).

La industria se para

Que la industria se pare no es algo bueno en Cataluña ya que es donde se concentran lo trabajos industriales frente a Madrid, donde hay más servicios. Esto, unido a la desaceleración europea y a la bajada de las exportaciones, contribuyen a explicar las cifras bajas de Cataluña.

Pero, otro de los motivos por los que ha bajado la comunidad es la propia evolución de los servicios. María Jesús Fernández, economista de Funcas, comenta que «el sector exterior en Cataluña se ha comportado de forma similar al del resto de España. Si ha bajado tanto su crecimiento es por los servicios y la construcción, que en el resto de España se han comportado mejor». La construcción en Madrid y en regiones con peso importante en ese sector han tenido una mejoría en ese sentido.

El sector que más se resintió a finales de 2017 en Cataluña fueron los servicios -ventas del comercio minorista y turismo- debido a los efectos de la consulta soberanista ilegal, aunque sí hubo récord en exportaciones, lo que palió que la situación fuera a peor.

La clave fue el procés

Hasta el momento del procés, Cataluña había estado recuperándose económicamente y creciendo por encima de la media. Sin embargo, tras el 1-O, la evolución se revolvió. En Cataluña, de cara al 2017, tuvo un crecimiento del 3,3%. Pero el procés pasó factura en la economía, lo que hizo que se resintiera más en 2018 que en 2017.

Más de 4.000 empresas se han ido de Cataluña desde el 1-O y han trasladado la sede social a otras ciudades, la mayoría de ellas a Madrid.

Cataluña siempre ha crecido más de la media española

De hecho, ha sido la comunidad con mayor PIB de España. Hasta 2012 en donde Madrid la desbancó debido a su mejor desempeño durante la crisis. En la recuperación, Cataluña ganó de nuevo liderando el crecimiento.

Sin embargo, Madrid ha ido creciendo una media de un 1,8% anual, siendo este el mayor porcentaje de las comunidades, junto a Baleares (1,8%), Murcia (1,6%), Navarra y País Vasco (1,3%) y la propia Cataluña (1,2%).

Tras la crisis hay una mayor desigualdad territorial

Otro de los aspectos de la crisis es que ha aumentado la brecha entre regiones en el PIB per cápita: Madrid es quien tiene el mayor dato, con 34.916 euros por habitante, seguida por País Vasco (34.079 euros), Navarra (31.809 euros) y Cataluña (30.769 euros). Todas ellas están por encima de la media nacional de 25.854 euros. Por el contrario, Extremadura es la que menos PIB per cápita tiene, con 18.174 euros.

En 2008 Madrid tenía un PIB per cápita un 32,5% mayor que la media de España. Ahora es del 35,1%. En Extremadura, pasó de tener un 31,5% menos de PIB por habitante que la media de España. Ahora, diez años después es menor, del 29,7%.

La mejora se debe sobre todo a la pérdida de población a favor de otras ciudades como Madrid.

Fuente: ABC.

Noticias relacionadas

Deja tu comentario